En esta sección vengo a darte ciertos consejos y una hoja de ruta sobre como educar a tu Pastor Belga Malinois.

Empezaremos con los primeros meses de vida, super importantes para su desarrollo, aunque en gran parte de estos, poco podrás hacer. Es más, lo único que tienes que hacer es dejar a los cachorros con la madre.

También te hablo de algunas otras claves y situaciones con las que te vas a encontrar sobre todo al principio como la llegada a casa, el tema de la castración y los sobreesfuerzos a los que posiblemente expongas a tu perro.

Luego entraremos con la educación de forma genérica y una serie de ejercicios que te vendrán muy bien desde el principio. Al ser una raza algo nerviosa, hiperactiva, intranquila, como quieras llamarlo, son unos ejercicios básicos que te ahorrarán mucho estrés tanto a ti como a tu perro.

Por aquí te dejo un pequeño índice:

INDICE DE CONTENIDO

EL CACHORRO DE PASTOR BELGA MALINOIS

Las etapas del cachorro serán los pilares que sustentan las bases de la personalidad y el carácter de tu amigo de cuatro patas, además, determinarán que puedan desarrollar de una forma óptima sus diferentes capacidades biológicas.

Comenzar con la educación y adiestramiento de nuestro perro a una edad temprana, recomendada a partir de los tres y cuatro meses de vida, trae muchos beneficios a la larga.

Tenemos que ser capaces de gestionar sus emociones y fortalecer sus capacidades cognitivas, a través de técnicas que iremos viendo en esta sección.

Las malas conductas se crean generalmente en estos periodos de vida del perro, son como esponjas, pero se quedan con lo bueno y con lo malo. Si tu cachorro socializa de una forma adecuada, cuando crezcan tendrán ganas de explorar, conocer otros perros y personas y sobretodo, de aprender.

Los 4 primeros meses de vida

En un episodio del podcast hablo de las etapas de la vida de un perro, desde antes de su nacimiento hasta que nos deja, te dejo aquí el episodio por si quieres echarle un vistazo:

Primera etapa, del nacimiento a las 3 semanas

Cuando un perro nace únicamente dispone de tacto y olfato, la vista es nula y los canales auditivos no están desarrollados. Esta etapa es fundamental para su crecimiento base y es necesario que no se separe de la madre, dedicándose únicamente a mamar y a dormir.

Aquí reside uno de los grandes problemas con los perros, no solo con el Pastor Belga Malinois, y es que hay muchos casos en los que a las dos semanas de vida o incluso una, se separa a los cachorros de la madre, dejando secuelas en los cachorros.

El final de esta etapa viene dado por el desarrollo completo de la vista, en torno a los 21 – 25 días.

Segunda etapa, de las 3 a las 7 semanas.

Debemos mantener el contacto con la madre, el resto de cachorros y el padre, figura de la cual muchos se olvidan durante todo este proceso.

Es cuando comienzan a socializar y aprender expresiones sociales tanto de la madre como del padre. También son muy importantes sus hermanos y hermanas, ya que empezaran a desarrollar su sistema motriz y musculación a través del juego.

Privarles de esta socialización, hará que en el futuro sean más inquietos, inmaduros y en ocasiones, con miedo a muchas situaciones, llevando así a la agresividad.

Tercera etapa, de la semana 7 a los 3 meses.

Ahora sí. Ahora es cuando debemos dar la bienvenida al nuevo hogar a nuestro cachorro de Pastor Belga Malinois.

A los dos meses y medio o tres, el cachorro ya puede ir con su nueva familia, la cual debe invertir tiempo en el de forma inmediata. Como ya hemos dicho antes, debemos comenzar con la educación y el adiestramiento cuanto antes, además, obviamente, hay que satisfacer sus necesidades básicas, comida, agua y un lugar donde descansar.

Las actividades que debes empezar a desarrollar con el son los juegos, tanto interactivos como olfativos y los paseos, eso sí, siempre que tenga todas las vacunas.

Por último, te aconsejo que marques rutinas para que el cachorro se acostumbre a hacer sus necesidades en la calle y que tu adquieras esa costumbre.

La llegada a casa

Antes de que el nuevo miembro de la familia llegue a casa debemos tener ciertas cosas ya organizadas y establecidas en casa, con el objetivo de tener un entorno adecuado y controlado.

Los cachorros de pastor belga Malinois o de cualquier otra raza son muy sensibles y vulnerables, por lo que debemos limpiar y desinfectar la sala en la que dormirá, retirar objetos que pueda mordisquear y romper para evitar que lo ingiera y, por supuesto, que no haya ningún producto tóxico cerca.

Cachorro de pastor belga malinois

Otra cosa que debemos tener ya definida son los horarios en los que va a salir el cachorro, en caso de que pueda por tener ya todas las vacunas, o sino, dedicarle tiempo en casa. Recuerda que al principio va a desconfiar de ti, acabas de separarle de sus hermanos y padres y eso les afecta mucho.

Gánate esa confianza dedicándole tiempo.

Las primeras noches ten muy claro lo que va a pasar, va a llorar y ladrar toda la noche y, posiblemente, ni tu ni tus vecinos pegareis ojo. Pero es muy importante que no le riñas ni mucho menos le castigues, esto hará que desconfié aún más.

Pasando al tema de la educación, lo primero que deberías enseñarle es a hacer sus necesidades fuera de casa. De esto hablaré en el podcast asique tendrás el episodio disponible. No puedes enfadarte con el si hace sus necesidades los primeros días en casa, eso tenlo claro.

También hay que resaltar sus pequeños y afilados dientes que tiene el Malinois de cachorro. Esto no va a ser cosa de las primeras semanas, sino de los primeros meses de vida, tu pequeño peludo va a mordisquear todo lo que encuentre. Por esto te recomendó tener un sustitutivo, algún mordedor que no sea capaz de romper y debes estar atento al estado del juguete por si lo consigue.

Por último, tienes que tener establecido su lugar de descanso y de comida. Busca un espacio con calma, que tenga agua disponible en todo momento y algún juguete. Ten en cuenta que ese lugar el perro lo asociará a su lugar de bienestar y reposo.

Si optamos por dejarlo fuera de casa porque dispones de terreno o terraza hay que tener en cuenta dos cosas, los estímulos a los que estará expuesto y su caseta. Es preferible que se encuentre en un lugar tranquilo, que no trascurran muchos vehículos, personas, niños, otros perros, etcétera. Esto ayudará a prevenir futuros problemas de conducta desencadenados por el estrés. Y, por último, la caseta, la cual deberá estar techada y aislada, tanto del sol como de la lluvia o el frio, sobretodo la parte del suelo. Este también es recomendable que no sea resbaladizo, ya que en el pastor belga Malinois puede traer problemas de displasia en un futuro.

Cuidado con los sobreesfuerzos

Muchos pensamos que por el hecho de ser perros les gusta el deporte y sobretodo correr y más si hablamos del Pastor Belga Malinois, al que, por desgracia, se le ha idealizado mucho y pensamos que es Superman, pero en perro. Pues siento decepcionarte, pero esto no es así y más durante los primeros meses de vida.

Durante este tiempo el cachorro está en un periodo de desarrollo y realizar una actividad física durante un tiempo muy prolongado o un ejercicio demasiado intenso. Esto trae graves problemas en el futuro y en el presente, desde lesiones hasta negativizar todo lo relacionado a los paseos o actividades físicas con su dueño.

Tanto si tu perro es cachorro como si no, ten en cuenta sus limitaciones físicas y su estado de ánimo, tienes que ver que tu perro disfruta.

Además, en razas grandes como el Malinois, hay que tener mucho cuidado con los sobreesfuerzos físicos en los cachorros, tanto los paseos como los juegos o entrenamientos tienen que estar adaptados a cada perro y no se te ocurra ir a dar un paseo con un patinete eléctrico, una bici ni nada que a ti te haga ir a una velocidad elevada.

EDUCANDO AL PASTOR BELGA MALINOIS

La educación es el primer paso para que tu y tu perro disfrutéis el uno del otro y consigáis esa libertad y tranquilidad

Educación canina

A la hora de educar y adiestrar a un perro hay que tener en cuenta varios factores, relacionados tanto con el perro como con el guía, pero antes de entrar con estos, tengo que decirte que esto es una pequeña guía que te ayudará a dar los primeros pasos con tu Pastor Belga Malinois o cualquier otra raza, no hay nada comparable a las ganas y el tiempo que le dediques sobre la pista o a la instrucción de adiestradores titulados

Como decía, debe existir un compromiso tanto tuyo como del perro. Ser una persona constante en la relación y educación con tu perro será esencial.

¿A qué me refiero con esto?

A que debes mantener un comportamiento que prevea situaciones de peligro para el perro o su alrededor, que sea equilibrado, respetuoso y no cometer el error de canalizar tu estado emocional negativo con él. Se su compañero/a y no su amo/a. Te sorprendería saber cuántas personas no son capaces de esto y pagar sus malas rachas con sus mascotas.

Para sus entrenamientos necesita una persona firme y decidida, equilibrada y que empatice con él. Es decir, no vayas a los extremos, no es un peluche ni tampoco es un trozo de carne.

La motivación

Y por último quiero hablarte de la motivación.

Como definición del diccionario tenemos que es la causa o razón que mueve para lograr algo. En el entrenamiento y educación canina, ese algo que motiva serán los premios, no solo comida, sino que también puede ser el juego o cualquier acción que sepas que le guste a tu perro. 

Para conceptualizar estos premios tendrá que tener un motivo que le genere la necesidad de obtenerlo. Pero ojo, que no todos los perros son iguales y no les gustan los mismos premios.

Por ejemplo, si tu perro es algo glotón o hace tiempo que no come, una galleta será un premio motivacional perfecto, en cambio, si jugar con un mordedor y con el guía al tira y afloja, identificas que le encanta, será mejor que una montaña de chuletones.

Bueno ahí igual me he pasado, pero ya me entiendes.

Antes de empezar a entrenar a tu peludo, debes tener claro sus motivaciones.

De forma resumida, tienes que tener en cuenta lo siguiente:

  • Antes de cada entrenamiento asegúrate de estar en un entorno controlado, tranquilo y lejos de peligros.
  • En caso de que sea cachorro, lo primero es socializar con otros perros y no privarle de ello. Eso si, tendrás que aprender a leer tanto al otro perro como a su dueño/a.
  • Tienes que demostrar compromiso y empatía con tu compañero a la hora de educarlo y adiestrarlo.
  • No te pases con las sesiones, ni de entrenamiento ni de educación, los perros tienen un límite tanto físico como mental.
  • Nunca uses el castigo para demostrar a tu perro que ha hecho algo mal. Encuentra una motivación que de verdad quiera y premia las buenas conductas
  • Siempre que entrenes y el tiempo sea caluroso, lleva agua contigo.
  • No todo es entrenar y adiestrar, juega con tu peludo y disfrutar juntos.
  • Aprende a leer las señales corporales de tu perro.
  • Ten muy claros los comandos que vas a utilizar y no los mezcles.
  • Trabaja tanto la estimulación física como mental.

Algunos de estos temas los aclararemos ahora con los ejercicios, pero para que tengas una visión global, creo que esta lista te puede venir muy bien.

Ejercicios

Por aquí te dejo la lista de ejercicios que puedes ver en profundidad y empezar a practicarlos con tu perro.

La llamada

El propósito de este ejercicio es lograr que el perro actúe con rapidez y decisión…

Leer más

El tumba

El propósito de este ejercicio es lograr que el perro adquiera una posición de acostarse…

Leer más

El sienta

El objetivo de este ejercicio es conseguir que el perro adquiera el comportamiento de sentarse…

Leer más

El enfoque

Cuando un cachorro llega a nuestra familia, los primeros dias no atiende a tu llamada…

Leer más

El quieto

El propósito de este ejercicio es mantener al perro quieto en la posición designada hasta…

Leer más

EL DÍA A DÍA

No hay que olvidar que lo importante es la vida en si con tu perro, disfrutar, descansar, enfadaros… Todo, pero con él.

Por último, quiero hablarte de mi día a día con mi Pastor Belga Malinois y he querido resumirlo en 4 puntos más destacados y que tienen que ver con la educación y el adiestramiento. Pero aún así, tienes más contenido del que hablo más abiertamente en el podcast.

Veamos que es lo que considero más importante en el día a día con un peludo en casa.

Jugar no es entrenar. ¡Juega!

Muchas veces nos centramos en que el perro aprenda lo que el guía quiere y nos olvidamos de si al perro le gusta de verdad lo que hacéis.

Lo primero que tienes que saber es que el adiestramiento y la educación canina requieren tiempo y tienes que ir poco a poco. Por mucho que entrenes y hagas ejercicios de obediencia durante un día o durante una semana de forma intensa, el perro no significa que vaya a aprender más.

Por eso te recomiendo lo siguiente.

Entrena en el ámbito del adiestramiento, permia con comida y también con juegos (busca la motivación de la que hemos hablado antes), no le satures con ejercicios, juega con el y disfrutar juntos.

El juego es uno de los refuerzos positivos más poderosos que puedes usar para la educación de un cachorro. A través de este, el perro perfecciona muchas de sus cualidades tanto físicas como mentales. Si hacemos que o persiga algo como puede ser una pelota o un frisbee, potenciamos su capacidad de correr y su físico, si le escondemos premios o juguetes, potenciamos su olfato y, si jugamos con un mordedor, canalizamos su mordida y el control de esta, realizando un trabajo colaborativo entre nuestro perro y nosotros.

Así que juega, no te centres tantísimo en el adiestramiento y disfruta con tu perro.

Preséntale a la familia

Cuando hablo de la familia me refiero a tu círculo cercano, tanto familiares como tu padre, madre y demás, como tu grupo de amigos.

Es muy importante que el perro conozca a estas personas adecuadamente desde el primer momento, ya sea porque es cachorro o porque acaba de llegar a tu casa de una protectora, pero hay que tener varias cosas en cuenta.

Las primeras tomas de contacto procura que sea con personas poco efusivas y suavemente. Tenemos que dejar que sea el quien se acerque a oler por iniciativa propia y NUNCA forzarle a saludar si el perro se siente amenazado o agobiado. Para facilitar este saludo, podemos acompañar con un premio o unas caricias suaves.

Otro tema importante son los niños. Pueden ser de los dos extremos, o que tenga mucho miedo, o bien, que sean muy efusivos e invadan el espacio del perro de forma brusca. De los primeros no me preocuparía tanto, al final, si va conociendo al perro e irán congeniando. El problema reside en cuando se aproximan rápidamente a acariciar al perro sin controlar la fuerza y haciendo gestos que al perro le pueden intimidar.

Nunca sabemos como va a reaccionar un perro, por lo que es necesario acompañar al niño o niña en la presentación, trasmitiendo calma tanto a uno como a otro, que interactúen de forma equilibrada.

Por último, las presentaciones con otros perros también tienes que controlarlas. Encontrarás tanto perros muy sociales y equilibrados que pasarán de tu perro o de tu cachorro, como otros que no, los cuales responderán de forma agresiva. Ten mucho cuidado con estos últimos ya que si atacan a tu perro pueden llegar a crearles un trauma y tener problemas en un futuro a la hora de socializar.

Por ello, es muy importante entender el lenguaje corporal de los perro y fijarte también en su guía.

Los paseos

Los paseos son algo que cada persona o familia gestiona como puede. No es lo mismo trabajar las 8 horas seguidas que estar a jornada partida o trabajar desde casa, hay mil situaciones. Lo que te recomiendo es que te organices e intentes crear una rutina ya que será mejor tanto para ti como para tu peludo.

Pero esto es muy muy subjetivo por lo que voy a pasar a hablarte de la importancia de los paseos.

Tocaré tres puntos principales. La correa a la hora del paseo, los beneficios de este y del vinculo para tu y tu perro.

La correa

El uso de la correa en sus primeros paseos es de uso obligatorio, va a prevenir accidentes y situaciones no deseadas. Posiblemente aún no tendrás el control suficiente sobre tu perro y no os conocéis tanto como si tu perro lleva varios años contigo, por lo que no sabes cual pude ser su reacción a ciertas cosas.

Otra cosa que debes dejar claro a tu Malinois, es que la correa no es un juguete. Muchas veces, sobretodo los cachorros establecen este mal habito (de adelanto que es por culpa del guía). Esto lo puedes evitar o corregir en caso de que sea tarde, llevando siempre algún juguete que le motive y aplicando el NO cuando intente jugar con la correa.

También debemos evitar que coja el hábito de tirar de la correa, el paseo debe ser una forma de relajar al perro. En caso de que el perro suba de revoluciones y empiece a tirar, tenemos dos opciones, la primera es que si en ese momento no puede jugar, relajarle con una pausa y haciendo técnicas de relajación rápidas como caricias o un sienta, no hace falta que te pongas a darle un masaje en modo Zen.

La otra opción es, si estas en un entorno controlado y ves que no hay peligros, aprovechar y jugar con tu perro, disfruta con el jugando con algún juguete, haciendo algún ejercicio o haciendo un juego de olfato.

Los beneficios

Uno de los motivos por el que el paseo es importante para nuestro perro es la seguridad que les trasmite, para que un perro se sienta seguro en casa debe salir a pasear, de esta forma conocerá su entorno y sabrá quien pasa por su ruta de paseo y por su zona en la que reside. Déjale oler todo lo posible y harás que esté más tranquilo tanto en casa como en el paseo.

En su día a día el perro se encontrará con numerosos estímulos; visuales, sonoros, de contacto, pero sobretodo, de olfato. Como guía, tienes que procurar que el perro afronte con seguridad dichos estímulos.

Visualmente

Algunos sonidos o ruidos

Su gran sentido, el olfato, a través del cual ven el mundo,

El vínculo

Por último, quería hablarte del vinculo que forjareis tu y tu perro.

Seguro que muchas veces has oído que, al final, todo perro se parece a su guía. Bien, pues esto, de forma genérica, es por el vinculo que se crea entre ellos. El tiempo que dedicamos a estar con nuestro perro y tener esa confianza mutua.

El vínculo será el pilar emocional que mejorará la relección con nuestro perro y podemos ganar esa confianza en cualquier periodo de vida del perro, ya sea que lo acabas de adoptar o que esté contigo desde cachorro, aunque si es cierto que, si el perro está contigo desde cachorro el vínculo afectivo entre perro y guía será más fuerte.

La potenciación y el vínculo son dos procesos que ocurren en paralelo. Comienzan cuando llegas a tu nuevo hogar, a partir de ese momento comienza a enfrentar los estímulos de lo desconocido y, a su vez, formar una conexión emocional con su nueva familia. El perro debe conceptualizar a su dueño como un referente emocional positivo. Para ello, el dueño debe proporcionarle todos los recursos que necesita y guiarlo con eficacia y éxito en cada experiencia que el perro debe afrontar. De esta forma, tendremos todos los elementos necesarios para construir en él el mejor pilar emocional.

Factores que ayudan a construir un buen vínculo con tu perro:

El propietario debe ser el intermediario responsable de manejar y administrar el recurso primario del perro y satisfacer sus necesidades de juego.

Caminar será un ejercicio a tener en cuenta, y proporcionará bienestar emocional. Además, durante el período de socialización, la exposición del cachorro a diferentes entornos participará directamente en su proceso de potenciación, fortaleciendo en gran medida los instintos afectivos y de manada.

Realizar acciones que requieren manipulación física, como cepillarle el pelo o acariciarle, además de promover su habituación a los estímulos de contacto, produjo emociones positivas asociadas a la manipulación del propietario.

La educación será otra actividad integral en la construcción del vínculo adecuado, un entrenamiento basado en el equilibrio entre disciplina y motivación fortalecerá la relección, establecerá reglas y límites, y ayudará al cachorro a ganar autocontrol, además de optimizar en gran medida sus sentidos de estimulación.

Las correcciones

En lo relativo al educación y entrenamiento canino, a medida que el perro vaya adquiriendo madurez, las correcciones en mayor o menor medida, formarán parte de su educación y entrenamiento. Habrá perros que con un simple comando de voz, una pequeña molestia con un collar o un toque de atención, consigas reducir o frenar comportamientos no deseados, habrá otros tantos que requieran la mayor exigencia. Hasta el perro más inteligente, sensible y entregado necesitará en algún momento una corrección.

Los límites bien aplicados eliminan conductas inadecuadas, pero sobretodo, tendrán un papel relevante como estabilizadores emocionales instaurando en el perro estados de calma.

Lo más habitual para este cometido son los collares correctores, en este apartado expondré los más habituales. Este apartado he dudado en introducirlo, pero lo he visto necesario debido al poco conocimiento que existe sobre ellos y no los recomiendo a no ser de que sea en un caso extremo.

Eso sí, ten muy claro que el uso de estos collares debe ser en casos de correcciones extremas y SIEMPRE usados bajo la supervisión de un profesional. Nunca lo uses sin conocimiento ni experiencia.

  • Collares de cadena y ahorque

Básicamente se trata de un collar estrangulador, que mal utilizado, es muy perjudicial para la traquea y/o vertebras cervicales del cuello. Principalmente, consiste en presionar la traquea del perro con un ahorque ilimitado y sobretodo en el Pastor Belga Malinois, que energía no le falta puede ser muy pero que muy perjudicial y, generalmente, su eficiencia es baja.

Por lo que no te recomiendo bajo ningún concepto este collar.

  • Collares de púas

Este collar se caracteriza por la serie de eslabones con el final de estos en forma de pincho, generalmente con dos posiciones, la correctora con las púas en dirección al cuello o la que hace de collar normal. También ahorcan pero esta mucho más limitado que el caso anterior y son menos nocivos para la traquea del perro.

Es cierto que es un collar más efectivo, pero aún así no recomiendo su uso, y en caso de hacerlo, siempre bajo la supervisión de un profesional.

  • Collares eléctricos

Es el más conocido y en mi opinión, el más recomendado. Emite una pequeña descarga cuando el guía lo considera necesario. Todos los los collares son regulables en cuanto a intensidad y en ocasiones tienen el modo de vibración o de sonido, lo cual sustituye a la descarga evitando el sufrimiento del perro.

Como en los anteriores casos, no lo uses sin la supervisión de un profesional bajo ningún concepto. Además, te voy a dejar aquí el collar electrico que me recomendaron a mi en su momento de la mano de un experto.

No te lies la cabeza, más que nada porque espero que si lo usas sea por un periodo de tiempo muy corto, asíque no te recomiendo que te gastes mucho dinero.

Scroll al inicio